domingo, 23 de septiembre de 2012

Fantasía Impromptu
















Todo fue tan fugaz y tan eterno como el viento, que agitaba las ramas rompiendo ese pequeño vínculo con las hojas, que después caían despojadas de vida ... La tarde, pintada de amarillos y verdes apagados, se oscureció y nos invitó a regresar a la casa. Fréderic se dirigió al salón, dónde el piano aguardaba. Sigilosamente se sentó, acarició sus teclas y comenzó a tocar. 
La música surgía de sus manos, primero espontánea y vigorosa. Después, libre e impaciente, deshaciendo corduras a su paso, para ir cediendo ante un equilibrio embriagador y misterioso.Entonces, nos envolvió en un remanso de quietud, acompasando pasión y razón, y dejando al descubierto su parte tímida y frágil.
El tiempo había dejado de existir … la vida parecía haberse detenido … hasta que poderosamente, se precipitaron de nuevo una sucesión de notas veloces y firmes ante las que perdida entre tanta belleza, sucumbí dejándome llevar hasta ese final triunfal, leve e intenso a la vez.
Y el silencio apareció poco a poco hasta que fue para siempre.






Relato inspirado en la historia de amor entre la escritora George Sand y el músico Fréderic Chopin y en su obra Fantasie Impromptu in C sharp minor Op 66, No 4 











 

4 comentarios:

  1. Que bueno,pocas palabras pero las necesarias,para volar con la imaginación hasta ellos,los personajes ,me encanta como describes..un beso nena.muaks.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito Rosa, como todos... Yo hace tiempo leí una biografía de George Sand en una recopilación de vidas de mujeres, pero no recordaba que había sido el amor de Chopin. La reeleré, gracias a ti...

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Cuando puedas pásate por mi blog o por el de eliott.
    Hay algo para ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Relato precioso que todavía no había leido... como siempre llevandote a un climax de elegante paz y calma... y de colofón notas de piano a ojos cerrados!

    Mágico!

    ResponderEliminar

Tu opinión me interesa ... ¡no te marches sin dejarla!

Lo más visitado última semana